Seleccionar página

Y acá estamos nuevamente como en los últimos 24 años, listos para participar en la Convención Minera, desde aquel setiembre de 1995, cuando MinerAndina salió a luz por primera vez. Hemos estado presentes en ¡12 convenciones mineras!

Y en todos estos años, el sector ha pasado por muchas situaciones complicadas, pero PERUMIN34 llega en una coyuntura especialmente difícil, tanto por situaciones particulares al sector minero, como por la situación política general del país.

No obstante, así como el mundo sigue girando y no podemos detenerlo, así seguirá PERUMIN convocando y reuniendo cada dos años a la comunidad minera nacional e internacional. Si continúa siendo un buen termómetro y catalizador de sus circunstancias, algunos cambios de importancia se esperarán para PERUMIN35.

Una de los temas recurrentes es el abordaje del conflicto social. Y aunque existe el proceso de Consulta Previa, la participación ciudadana, el requisito de hacer acuerdos con las comunidades, la licencia social, etc., nada es vinculante. 

Acá está el problema. ¿Por qué así como hay un estudio de impacto ambiental, no hay también un estudio de impacto social? ¿Por qué el monitoreo participativo no es obligatorio y vinculante? ¿Por qué desarrollar actividades económicas locales no es una obligación? ¿Por qué no sería obligatorio poner un colegio de alto rendimiento en las zonas mineras? Es decir, estos temas, deberían ser vinculantes tanto para la empresa como para el Estado, e incluso para la comunidad. Así que hay mucho espacio para desarrollar lineamientos comunes y hacer del tema social un asunto medible.

Pasar de acá al establecimiento de un protocolo nacional para el tratamiento del conflicto social, caería por su propio peso.

También se han escuchado voces sobre incluir realmente a las comunidades en la actividad minera. Es un tema sensible, pero que países mineros como Sudáfrica ya lo estarían haciendo, esto es, que las comunidades tengan una participación accionaria en las compañías mineras. En la industria minera peruana esto genera mucho escozor.

¿Sería muy dramático para una empresa minera que pudiera ceder un 3% o 5% de sus acciones a la comunidad? Nadie está hablando de un asiento en el Directorio, pero sería una diferencia abismal tenerlas como socias de hecho, que solamente vecinas de facto. 

Desde MinerAndina apostamos por una minería responsable, inclusiva, socia del desarrollo local y del país, pero más pronto que tarde, porque a pesar que el Perú crece, lamentablemente, no se está desarrollando al nivel de una minería de clase mundial. Eso no es sostenible.

¡Bienvenida PERUMIN34!
Maibí Montoya, Directora

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

Escríbenos a: minerandinacomunicaciones@minerandina.com

Las Capironas 490 Urb. Matellini – Chorrillos.

Teléfonos: 01 683.15.98 | 01 94.618.2393