Seleccionar página

(21-03-2019) Las ventas globales de vehículos eléctricos a batería (VEB) alcanzaron 1,25 millones de unidades en 2018, un  aumento del 51,4%. Esto fue alrededor de 0.23 millones de unidades menos de lo previsto y reflejó el estancamiento general en el sector automotriz el año pasado, dijo a MinerAndina Vanessa Davidson, Directora de Investigación y Estrategia de Cobre, de la  consultora CRU Group, Londres

La capacidad de la batería para los VEB ciertamente ha aumentado en los últimos años con el desplazamiento hacia baterías con alto contenido de níquel, pero hay pruebas que sugieren que esto está comenzando a estancarse, dadas las tecnologías actuales.

Sin embargo, “no creemos que esto necesariamente obstaculice el consumo de VEB. La principal barrera para la adopción de vehículos eléctricos es la falta de disponibilidad de vehículos. Las listas de espera para  modelos asequibles como el Nissan Leaf, Volkswagen eGolf, Tesla Model 3 y Renault Zoe continúan de 6 a 12 meses en la región, ya que la capacidad de fabricación no ha podido satisfacer la demanda”, dijo.

La mayoría de los tamaños de baterías para los nuevos modelos parecen estar en el rango de 50-70kWh (equivalente a alrededor de 200-300km en promedio), y mientras que existan modelos de gama alta con tamaños de batería aún más grandes (como el Tesla Modelo S 100D con una batería de 100kWh), la mayoría de los fabricantes de automóviles optan por usar baterías más pequeñas con rangos más bajos para mantener bajos los precios.

El precio de las baterías para vehículos eléctricos (VE) ha disminuido considerablemente en los últimos años, debido al aumento de la escala de producción y la adopción de métodos de fabricación más rentables. Sin embargo, se necesitan reducciones adicionales para permitir que los VEB se conviertan en costo-competitivos en comparación con los vehículos convencionales de motor de combustión interna (ICE).

La vida útil de la batería sigue siendo un gran desafío –principalmente porque el sector de vehículos eléctricos aún está en su infancia y aún no se dispone de grandes cantidades de datos sobre la vida útil promedio de la batería del vehículo.

Muchos fabricantes han ofrecido diferentes esquemas para garantizar vehículos anti falla de batería, incluida la oferta de garantías basadas en la vida útil del vehículo, los kilómetros recorridos y la capacidad restante de la batería después de un período de tiempo asignado. Aunque la vida útil de la batería ha mejorado, las garantías no son estándar y pueden variar significativamente entre los modelos .

 

Si bien los grandes fabricantes de automóviles han prometido una cantidad significativa de fondos para la producción en masa de los VEB, es poco probable que esto afecte la disponibilidad de suministro hasta principios o mediados de la década de 2020.

Por este motivo, seguimos creyendo que el punto de inflexión para la adopción del VEB se mantiene a varios años de distancia. CRU prevé que los VEB no lograrán una participación de mercado global superior al 5% hasta 2025.

El consumo global de cobre en todos los tipos de VE, incluidos los híbridos, por lo tanto, sigue siendo bajo. En 2018, la demanda mundial de cobre para uso en vehículos eléctricos, incluida la carga y la generación de infraestructura, se estimó en 260.000  toneladas. Se espera que esto aumente a 1.1 Mt en 2025 antes de aumentar más rápidamente en la segunda mitad de la década de 2020 para llegar a 2.8 Mt para 2030.

Vanessa Davidson será una de las expositoras en la próxima Conferencia Mundial del Cobre de CRU que se realizará en Santiago, entre el 8 y 10 de abril próximo