Seleccionar página

(09-05-2019) Cía de Minas Buenaventura, líder local en la producción de metales preciosos y también productor de metales industriales, proyectó que hacia el 1T 2020, anunciará reservas en sus proyectos San Gabriel y Trapiche, y se encuentra también trabajando para anunciar reservas en el proyecto de sulfuros de cobre de Tantahuatay, dijo a MinerAndina , Víctor Gobitz, CEO de la compañía.

Asimismo, tiene previsto anunciar la actualización de reservas de sus minas Uchucchacua (plata) y Marcapunta (cobre).

De este modo, la compañía peruana avanza su portafolio de proyectos para definir cuáles le proporcionarán el mayor retorno a sus inversiones, entre ellos la posibilidad de dar paso a la próxima mina, la novena que estará operando. [Actualmente las 8 minas son: Julcani, Orcopampa, Tambomayo, Colquijirca-Marcapunta, Colquijirca-Tajo Norte, Uchucchacua, La Zanja y Coimoclache; y participa en otras dos unidades operadas por terceros].

Bajo esa perspectiva, la propuesta de valor de Buenaventura primero pasa por la eficiencia de las operaciones en marcha. Segundo, por expandir las minas donde existe potencial para hacerlo, y en tercer lugar, desarrollar nuevas minas.

En el primer caso, ha venido trabajando en el programa llamado “eliminación de cuellos de botella” en todas sus operaciones para optimizarlas y volverlas más eficientes. El segundo esfuerzo es “ganar visibilidad en reservas, lo cual estamos haciendo de manera muy clara en Marcapunta y Chacua con miras a la ampliación de su capacidad de producción. Todo ello tiene menos riesgo y un retorno de capital más alto que desarrollar una nueva mina”.

Y hablando de nuevas minas, los proyectos que reúnen esas condiciones son Yumpac y San Gabriel, especialmente. “San Gabriel es nuevo, pero es algo más maduro y se convertiría en la nueva mina”, anunció. Luego en el tiempo vendría Trapiche.

Yumpac está situado a 5km de la mina de plata primaria Uchucchacua y sería parte de su expansión, mientras que la próxima mina de oro San Gabriel, ubicada en Moquegua, ya cuenta con EIA aprobado y con recursos medidos, indicados e inferidos de 2.2 Moz de oro.

Ambos proyectos están en etapa de pre factibilidad. “La siguiente etapa va a ser el desarrollo de la mina, pero no necesariamente es una línea continua. La restricción es financiera. Puedo invertir en ampliar una mina como puede ser Marcapunta o Uchucchacua, o invierto en desarrollar una nueva mina que puede ser San Gabriel o Yumpaq. Tenemos que mirar el portafolio, ver cuál genera más o menos riesgo y cuál genera mayor retorno de capital”, explicó el alto ejecutivo.

Es claro que desarrollar o ampliar una mina existente, tiene un plazo más corto, permisos más cortos y un retorno de inversión más pronto que construir una nueva mina.

Mientras tanto, Buenaventura ha finalizado con el scoping study del proyecto de sulfuros de cobre de Tantahuatay (Cajamarca) y el paso siguiente es alcanzar la etapa de pre factibilidad en el 1T 2020. Cía. Minera Coimolache (40% Buenaventura) opera esta mina a tajo abierto de donde extrae oro y plata. Pero en profundidad se encuentran los sulfuros que suman más de 3.7 Mt de cobre, que serían procesados en una planta con capacidad total de 20,000 tpd.

Al lado de Tantahuatay, la junior Regulus Resources explora su proyecto Antakori, con el apoyo logístico de Coimolache con la que comparten información y accesos. En el mercado se dice que Coimolache sería el comprador natural de ese activo, pero el Ing. Gobitz con cautela señala que una posible decisión en ese sentido, se tendría que tomar entre todos los socios en Coimolache, es decir, Buenaventura, Southern Copper y una familia peruana.

El proyecto de alta ley de zinc San Gregorio, que pertenece a Sociedad Minera El Brocal (61.32% Buenaventura), ya cuenta con perforaciones, pero los terrenos superficiales pertenecen a la Comunidad campesina de Vicco, con la cual se ha desarrollado una conversación abierta y más armoniosa que en el pasado.

“Es un yacimiento con dos características técnicas que lo hacen desafiante. El primero de ellos, es una calidad de la roca bastante suave, lo cual, por un lado hace un costo de minado muy barato, pero de otro, un costo de sostenimiento bastante alto en una mina subterránea. Si se habla de un tajo abierto, se necesitaría una mina con un ángulo de talud muy bajo, porque si no, va a tener deslizamientos constantes. El segundo desafío es la presencia de agua y cómo se va a drenar. Es un cuerpo con alta ley de zinc, pero saturado de agua. Ello supone también un costo de operación más alto, ya sea a tajo abierto o subterráneo”.

San Gregorio es parte del portafolio de la compañía, pero requiere más estudios técnicos antes que tome una decisión. No es un proyecto que a Víctor Gobitz, le quite el sueño. “Si fuera mi único proyecto, sería mi dolor de cabeza”.

Un proyecto que está en exploración inicial es El Faique, al sur del pueblo de Tambogrande, otrora el famoso B5 de la entonces junior Manhattan Minerals, compañía que no pudo seguir con el emblemático proyecto Tambogrande por oposición de la comunidad, pues el depósito principal está bajo el pueblo. Fue a inicios de este siglo y el primer proyecto minero detenido por la población.

La zona se caracteriza por tener un conjunto de depósitos polimetálicos tipo VMS — denominados TG1, TG3 y B5— que cuentan con algunos estudios, y otros no estudiados. Se decía entonces, que en toda la zona había hasta 50 anomalías de gravedad no estudiadas.

Fuera del país, Buenaventura siempre está mirando oportunidades con foco en la región, en países como Chile, Colombia y México. Ha revisado información, firmado acuerdos de confidencialidad, ha visitado y explorado, pero a la fecha no ha concretado ningún proyecto.

SUSCRÍBETE

Subscríbete a MinerAndina

* indicates required

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

Escríbenos a: minerandinacomunicaciones@minerandina.com

Las Capironas 490 Urb. Matellini – Chorrillos.

Teléfonos: 01 683.15.98 | 01 94.618.2393

Todos los derechos reservados. 2019